Cáceres viaja a Melilla dispuesto a recuperar las buenas sensaciones del inicio y con las bajas de Devin y Mateo

Club Melilla Baloncesto

El primer equipo extremeño de baloncesto busca levantarse tras una pequeña caída en una temporada a la que le quedan 27 finales, 27 jornadas de LEB Oro, comenzando por del encuentro de este domingo a las 12:30 h. en la ciudad melillense.

El Cáceres Patrimonio de la Humanidad visita al Club Melilla Baloncesto, un equipo que lleva una racha negativa de tres partidos perdidos y que se sitúa duodécimo en la clasificación.

Será el encuentro correspondiente a la jornada 8 de LEB Oro, que Cáceres afronta con la “lógica preocupación” del último partido perdido en casa contra Lleida 79-88, primera derrota en su feudo para ser décimo en la liga, con un balance de 4 victorias y 3 derrotas.

“Esto es muy largo, hay que seguir trabajando para que el equipo vuelva a encontrar las buenas sensaciones del inicio de la temporada”, ha expresado en la previa Roberto Blanco, entrenador del conjunto extremeño.

A Melilla, cuyo pabellón de deportes acogerá el encuentro del domingo a partir de las 12:30 horas, viajará el día antes el equipo extremeño, incluido Jorge Sanz, el capitán verdinegro, esperando que se recupere fisicamente de su esguince en el tobillo que sufrió contra Lleida, y Álex Trapote, alero del filial Torta del Casar Extremadura.

Y es que el Cáceres acude a su tercer encuentro en menos de nueve días con la única baja de Manu Rodríguez y con la “máxima intención e ilusión” de levantar la cabeza tras el tropiezo en el Multiusos.

“Tenemos que ir con ilusión, con las ganas y la concentración adecuada para revertir esta pequeña situación, que no nos afecte en lo anímico y que podamos sacar una victoria de Melilla”, ha afirmado Blanco.

En frente se encontrarán un rival “siempre muy duro y muy potente en su casa”, ha apuntado el técnico verdinegro, que históricamente hace un fortín de su cancha.

Melilla cuenta con jugadores con mucha experiencia, dos bases conocidos de la competición como Maiza y Chapela, y anotadores como Harris y el exverdinegro Rakocevic, a los que hay que unir su última incorporación, Mukama, que le da un plus de atletismo y de versatilidad en el juego al equipo.

Además, para el técnico cacereño, habrá que estar pendientes de otros jugadores como el potente por su gran envergadura y corpulencia importante para el poste bajo, Georgemans, así como De Thaey, una de las grandes estrellas de la liga en su anterior equipo Breogán, antes de su lesión.

“Es un equipo muy compensado y muy bien armado, que por momentos juega un baloncesto espectacular. Sin ninguna duda deberemos estar muy metidos en el partido para poder tener opciones de ganar”, ha sentenciado Roberto Blanco.

El Cáceres Patrimonio de la Humanidad ha partido a primera hora de la mañana de este sábado rumbo a la ciudad autónoma.

Con un total de nueve jugadores, dos de ellos del filial, viaja el conjunto extremeño para enfrentarse este domingo a las 12:30h al Club Melilla Baloncesto, partido correspondiente de la jornada 8 de LEB Oro.

Y es que a la ya conocida ausencia de Manu Rodríguez para este encuentro, se unen la de Devin Schmidt, baja debida a un proceso vírico, y la de Mateo Díaz, con fractura de una falange del pulgar de su mano izquierda tras un golpe en el entrenamiento de ayer.

Sí viaja el capitán del Cáceres Patrimonio de la Humanidad, Jorge Sanz, tocado de un tobillo tras el partido contra Lleida, acompañado de los componentes del Torta del Casar Extremadura Edu Chacón y Alex Trapote, disponibles para enfrentarse al Melilla.

Acerca de Dpto de Redacción 1190 Articles
Correo: prensa@deportescaceres.com

Be the first to comment

Deja un comentario